GASTON BACHELARD PSICOANALISIS FUEGO PDF

Goodreads helps you keep track of books you want to read. Want to Read saving…. Want to Read Currently Reading Read. Other editions. Enlarge cover. Error rating book.

Author:Gulkree Malagar
Country:Colombia
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):23 March 2018
Pages:80
PDF File Size:3.28 Mb
ePub File Size:2.80 Mb
ISBN:189-1-67764-316-8
Downloads:81599
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gobar



This document was uploaded by user and they confirmed that they have the permission to share it. If you are author or own the copyright of this book, please report to us by using this DMCA report form. Report DMCA. Home current Explore. Words: 36, Pages: Preview Full text. Maestro Alonso, Madrid Basta que hablemos de un objeto para creernos objetivos. Pero la fuente inicial es impura: la evidencia primera no es una verdad fundamental. Toda objetividad, debidamente verificada, desmiente el primer contacto con el objeto.

Lejos de maravillarse, el pensamiento objetivo debe ironizar. Un plano de errores humanos es una empresa irrealizable. Incluso el sabio, cuando abandona su trabajo, retorna a las valorizaciones primitivas. Cuando nos volvemos a nosotros mismos, nos desviamos de la verdad. En este libro donde hacemos confidencias, enumeramos errores.

Si todo aquello que cambia lentamente se explica por la vida, lo que cambia velozmente se explica por el fuego. El fuego es lo ultra-vivo. Desciende en la materia y se oculta, latente, contenido como el odio y la venganza.

Abrasa en el Infierno. Dulzor y tortura. Cocina y apocalipsis. El fuego es bienestar y es respeto. Es un dios tutelar y terrible, bondadoso y malvado. El fuego brillaba en la chimenea. Fracasar al encender un fuego hubiese sido una insigne estupidez. En realidad, las prohibiciones sociales son las primeras. Hay, pues, en la base del conocimiento infantil del fuego, una interferencia de lo natural con lo social, en la cual, lo social es casi siempre dominante. Todo esto puede verse mejor si se compara el pinchazo y la quemadura.

Tanto uno como otro dan lugar a reflejos. El fuego golpea sin necesidad de quemar. Lo primero que se sabe del fuego es que no debe ser tocado. Hay en el hombre una verdadera voluntad de intelectualidad. Se subestima la necesidad de comprender cuando se la coloca, como han hecho el pragmatismo y el bergsonismo, bajo la dependencia absoluta del principio de utilidad. Casi siempre el incendio en el campo es la enfermedad de un pastor.

Se cuenta entre las que tienen lo mejor por objeto o, si se quiere, por pretexto. Sm ditdar-eH'uego cal i e n t a v reconforta. Esta postura viene de lejos. No es en absoluto la actitud del Pensador.

De los ganchos de los llares cuelga el negro caldero. El fuego no se mide con un reloj de arena: el huevo estaba cocido cuando una gota de agua, y muchas veces una gota de saliva, se evaporaba sobre la cascara.

Antes del huevo, yo estaba condenado a la sopa de pan. Pero cuando yo era bueno, se llamaba al barquillero. Y siempre es de este modo, por una especie de placer de lujo, de postre, como el fuego justifica su humanidad.

No se limita a asar: cuscurrea. Dora la galleta. El ser fascinado escucha la llamada de la pira. Se puede ver su desarrollo en una curiosa obra de George Sand. Se trata de una obra de juventud, salvada del olvido por Aurora Sand. Es frecuente este caso en la literatura. Para ver de madrugada Sicilia, en ascuas sobre el m a r resplandeciente, el viajero escala las pendientes del Etna al atardecer. Esta luz deslumbrante las embriaga y las exalta, Bachelard.

El amor, la muerte y el fuego han sido unidos en el mismo instante. Perderlo todo para ganarlo todo. Esto es lo que quiere hacernos comprender George Sand. Me he engalanado con tus colores. Si el complejo falta, la obra, privada de sus raices, no se comunica con el inconsciente. Y nos conmueve, sin embargo. Precisamente aplican el racionalismo recurrente que queremos denunciar. En el presente, cuando no se puede encontrar otra causa para el incendio del bosque, se viene a pensar que la causa desconocida puede ser el frotamiento.

El amor no es sino un fuego que transmitir. El fuego no es sino un amor que sorprender. Antes de ser hijo de la madera, el fuego es hijo del hombre. Puesto que es misterioso, es sexual. El autor de un Ensayo sobre la causa de la electricidad, dirigido en forma de cartas a G.

Me parece que es tanto como decir que el agua es causada por la bomba. La profundidad es lo que se esconde; es lo que se calla. Siempre existe el derecho a pensar en ello. Es posible que en ese tierno trabajo, el hombre haya aprendido a cantar.

Los ritmos se sostienen unos a otros. Para un primitivo, esta diferencia es de orden sexual. En resumen, nosotros proponemos, como C. No es solamente en el arte donde se sublima la Libido. Ella es la fuente de todos los trabajos del homo faber.

Ha hablado muy bien quien ha definido a hombre como una mano y un lenguaje. Los trabajos largos son trabajos relativamente suaves. Chateaubriand nos describe ampliamente la fiesta del fuego nuevo entre los indios Natchez. Cuando el Sol aparece, el hechicero acelera su movimiento. Las cortezas de roble son encendidas sobre el altar, y este fuego nuevo da en seguida nueva simiente a los hogares apagados del poblado.

En verdad, antes que ser arrancado del Cielo, el fuego fue sorprendido en nosotros mismos. Frazer da numerosos ejemplos de fogatas encendidas por frotamiento. Entre otros, los fuegos escoceses de Bettane eran encendidos con fuego forzoso o fuego necesario5.

A veces, para que el animal reproduzca. Las cenizas de las fogatas fecundan a los animales y a los campos puesto que fecundan a las mujeres. Al menos, la felicidad resultante depende de la felicidad buscada. Como nuestro objeto de este librito es estudiar, sobre todo, las mentalidades modernas, no nos extenderemos sobre las mentalidades primitivas estudiadas por Frazer. En una tribu australiana la leyenda es muy divertida, o, mejor dicho, es divirtiendo como se logra robar el fuego.

En muchos casos el fuego es robado. Este absurdo explica el descubrimiento del fuego. En cuanto ai resto, a pesar del sentido afectivo subyacente, se da por supuesto que el mito ha sido creado cara a las explicaciones objetivas. Del mismo modo, el robo del fuego por un conejo sirve para explicar el color rojizo o negro de su rabo. El ser acariciado irradia de felicidad.

La caricia no es otra cosa que el frotamiento simbolizado, idealizado. Si nos inflamamos cuando amamos es prueba de que hemos amado cuando nos hemos inflamado. Aquello que germina arde. Aquello que arde germina. Para Robinet! Pero Robinet le da el sentido primero y vigoroso. Si se deja el fuego a su vida natural, aunque se le alimente, envejece y muere como los animales y las plantas.

E r a n gusanitos de luz.

DIN 13167 PDF

Psicoanálisis del fuego

.

JAA ATPL QUESTION BANK PDF

Psicoanálisis del fuego

.

HONDA WT40 PDF

Bachelard Gaston - Psicoanalisis Del Fuego

.

LIBERTAD EN EL EXILIO AUTOBIOGRAFA DEL DALAI LAMA PDF

.

Related Articles